Wolfgang Tillmans, el fotógrafo de la subversión
Febrero 1, 2015  /  Por:   /  fotografía, reportajes  /  No Comment

wolfgang-tillmans-novemagazine-3

Por Mariña Alonso

En mi opinión, un buen retrato muestra la fragilidad y la humildad de la persona y, a la vez, cierta fuerza, una especie de confianza en ella misma.

(Wolfgang Tillmans)

Wolfgang Tillmans (Remscheid, Alemania, 1968) merece un lugar a parte dentro de la fotografía contemporánea. Su nombre ganó fuerza a principios de la década de los 90 cuando consiguió captar con su cámara el ambiente social que se vivía en Berlín tras la caída del muro. Imágenes que mostraban el alto grado de libertad que empezó a experimentar la juventud berlinesa y que retrataban, de algún modo, el auge de la cultura techno y la atracción por la vida nocturna. Drogas, clubs y homosexualidad fueron tres factores clave en aquellos tiempos de cambio y transgresión así como tres puntos fundamentales que relacionar con la producción de Tillmans por entonces.

Siguiendo una estética underground, cruda y natural las fotografías de Tillmans hablaban de la sexualidad y el sexo, la música electrónica y la emancipación espiritual. Buscaban de manera premeditada la espontaneidad y lo ordinario y someter a debate a la propia fotografía. La mayor parte de las imágenes son de carácter íntimo, protagonizadas, en muchos, por amigos del autor.

Tillmans presenta su idea de belleza a través de interiores sugerentes, prendas de ropa – con las que incita al observador a reflexionar sobre su sentido y función – , o bodegones de comida y plantas bañados de una luz pura, blanquecina. El componente erótico está presente en muchos de sus trabajos, así como la idea de fragilidad. Fragilidad que aplica a los cuerpos, a los objetos y a la naturaleza con el fin de reforzar la casualidad que impregna su obra.

Con la entrada del nuevo milenio, Tillmans empieza a explorar otras posibilidades en el campo fotográfico, tendiendo hacia imágenes más abstractas, donde lo conceptual cobra valor. Descubre, entonces, las posibilidades plásticas de la fotografía a través de la luz y consigue, sin necesidad de la cámara fotográfica, formas sinuosas, sensuales, convulsas, muy próximas a lo orgánico. Esta etapa productiva del fotógrafo alemán establece una dualidad entre lo real/figuración y lo onírico/abstracción y crea vínculos claros con la pintura.

En los últimos años ha abandonado esa experimentación artístico-fotográfica por un interés renovado por el mundo, por el entorno en el que se mueve y lo que éste es capaz de transmitirle. El léxico de la imagen como testimonio de la belleza de un objeto, un paisaje o un insecto.

Sus exposiciones suelen ser auténticas instalaciones en donde se alternan fotografías de gran y pequeño formato que descubren el cuidado que Tillmans concede a la presentación de sus trabajos. Las imágenes carecen de marco adhiriéndose con celo o chinchetas directamente a la pared y su colocación no sigue un orden aparente.

La obra de Tillmans ha sido expuesta en galerías y centros de arte de algunas de las ciudades más importantes a nivel internacional. En España su trabajo se ha mostrado al público en el MNCARS o en la galería Juana de Aizpuru. Fue ganador, así mismo, de algunos de los premios más relevantes otorgados a un artista como el Turner Prize en el año 2000 y el Premio de cultura de la asociación alemana de fotografía en el 2009.

Conoce el trabajo de Tillmans en su web.

wolfgang-tillmans-novemagazine-2

wolfgang-tillmans-novemagazine-1

Sobre el autor:

novemagazine es una revista online de cultura. Noticias y actualidad de música, cine, moda, diseño, fotografía e ilustración.

Deja un comentario