Rufus T. Firefly: “Le hemos dedicado un disco entero a lo mejor que ha pasado por nuestras vidas”
Marzo 29, 2017  /  Por:   /  entrevistas, música  /  No Comment

Rufus T. Firefly aseguran encontrarse en un “momento de selección”. Una etapa en la que quieren dejar atrás lo malo y mantener solo aquello que les hace feliz. Y “Magnolia”, su cuarto larga duración, es la manifestación clara y compacta de todo aquello que quieren (y se sienten en la obligación de) cuidar. Sin pelos en la lengua, Víctor Cabezuelo –vocalista, guitarra y productor– se sienta para responder a todas nuestras preguntas sobre el disco, la nueva formación, Havalina y la realidad no edulcorada de la música.

Encaráis este disco con un brusco cambio de formación. ¿Cómo os enfrentáis a esta nueva etapa? ¿Cómo ha sido realizar todo el proceso de composición y tiempo en estudio siendo dos?

Víctor: Bueno, en realidad nunca hemos sido dos. Después de la salida de Alberto y Sara, decidimos entre todos que Julia y yo estaríamos al frente del proyecto de cara a imagen y entrevistas, pero Rufus está formado por nosotros dos, Rodrigo, Miguel y Charly. En el disco, además, contamos con la ayuda de Martí Perarnau, Dany Richter y Manuel Cabezalí. Es verdad que el grueso de la composición del disco ha pasado en su mayor parte por Julia y por mí, pero sin toda la gente que curra día a día en este grupo, esto no saldría adelante.

Con la salida de Sara y Alberto, ¿os planteasteis abandonar el proyecto?

Víctor: Sí, fue lo primero que pensamos, porque nosotros siempre hemos sido un grupo de amigos de Aranjuez que se juntaban para tocar. Con la salida de Sara y Alberto ya no le veíamos mucho sentido a la historia, pero aparecieron Miguel y Ro, y todo se volvió a ordenar de alguna manera. Se marchan seres queridos y entran seres igual de queridos. Ahora mismo, casi lo vemos todo como algo natural que tenía que pasar y que ha sido bueno para todo el mundo, aunque me encanta tocar con Sara y Alberto. Quién sabe, igual algún día hacemos un supergrupo todos juntos. 

Decís que cada disco es un momento vital. “Magnolia” es un sinfín de referencias al pasado. ¿Estáis en una etapa nostálgica?

Víctor: Estamos en una etapa de selección. De sacar y quemar toda la mierda que llevamos dentro y conservar las cosas buenas que estaban detrás, enmarcarlas y darles el valor que merecen. Hemos pensado qué es lo realmente valioso para nosotros y lo hemos homenajeado. Le hemos dedicado un disco entero a lo mejor que ha pasado por nuestras vidas.

Sobre el concepto del álbum, comentáis que “Magnolia” es “un alegato en defensa de la naturaleza, el arte y el amor”. ¿Era necesaria una reivindicación así? ¿ Son tres pilares tan importantes como maltratados?

Víctor: Es absolutamente necesaria. Son los tres valores que más se están dejando de lado ahora mismo en nuestra sociedad. Solo hay que echar un vistazo a los programas de prácticamente todos los partidos políticos. Ni se mencionan. Es como si viviéramos en una casa que está a punto de derrumbarse, y gastáramos todo nuestro esfuerzo y dinero en comprar la mejor televisión de plasma para el salón. Es muy fácil saber lo que va a pasar. No sé por qué coño no somos capaces de verlo o de no darle importancia como especie o como sociedad. 

Sois fans declarados de Jeff Buckley y por fin habéis podido hacerle vuestro particular homenaje con el tema “Río Wolf”, ¿no?

Víctor: Efectivamente. Jeff Buckley vino de otro planeta a dejarnos un disco increíble y se fue. Era su mensaje. No se podrá repetir en la historia una interpretación como la suya. Siempre quisimos hacerle un homenaje. Su muerte fue muy simbólica. Se metió al Río Wolf cantando el “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin y desapareció. He venido a darte todo mi amor.

Además de sobre cosas que os gustan, también os habéis atrevido a tratar temas tan delicados como el maltrato psicológico “Cisne negro”. ¿De dónde nace esta canción?

Víctor: Siempre quise tratar este tema. Tiene mucho que ver con la lucha del lado luminoso con el lado oscuro de cada persona, y de cómo si nos dejamos ganar por el odio, la envidia, los celos, o toda esa puta mierda, podemos sacar lo peor de nosotros mismos y hacer daño hasta a la gente que más queremos. Es el triunfo absoluto del mal, porque encima puedes llegar hasta a creer que lo haces por el bien de la otra persona. “Él está creando el peligro del que te protege”. Creo que esa frase lo dice todo.

Repetís producción con Manuel Cabezalí. ¿Cómo es trabajar con él?

Víctor: Te diré más bien lo que es trabajar sin él: una oportunidad perdida. Contar con Manu es saber que vas a poder llegar lo más lejos que tu música te permita. Él sabe cómo hacer que todo sea siempre más grande, siempre llega más allá. Para mí es un miembro más de Rufus, ya no concibo nuestra música sin él.

El nuevo disco de Havalina ha girado un poco el timón hacia la electrónica, ¿qué os parece su nuevo disco? ¿Ha podido haber algo de retroalimentación?

Víctor: Me flipa, y me parece muy valiente y honesto. Todo el mundo sabe que hay pocos grupos que cuando se ponen a dar cera les pueden hacer sombra, pero llevan muchos años haciéndolo y quieren moverse también por otros terrenos. Hay muchos de sus fans que no han entendido el cambio, que dicen “¿Donde están las guitarras?”. Ahí tienes los discos antiguos si quieres recordar. Deja que los artistas se desarrollen, igual te llevan a sitios que no esperabas y te flipa. He oído a Manu decir que él siempre ha tenido como referentes a Billy Corgan o a Robert Smith, que a veces, componiendo canciones, piensa en cómo resolverían ellos la canción; y en este disco, muchas veces ha pensado en cómo las resolvería yo, y eso es algo que me emociona muchísimo.   

En este disco te estrenas en la producción, ¿qué tal la experiencia de autoproducirse? ¿Cuesta ser objetivo?

Víctor: Hubiera sido imposible sin la ayuda de Manu, la verdad. Cuando produces tus canciones pierdes la objetividad. Te metes demasiado dentro de ellas, y es difícil saber si estás siendo demasiado brasas o no estás llegando a transmitir lo que quieres. Tenía muy claro las texturas que quería que tuviera este disco, pero Manu le ha dado el acabado final que necesitaba.

“Magnolia” saldrá a la venta en vinilo y el disco solo estará compuesto de dos canciones de 20 minutazos cada una. ¿Qué locura es esta?

Víctor: Hemos hecho un edit especial en el que todas las canciones están unidas, sin pausas. En cada cara hay cinco canciones convertidas en una. Es simplemente una manera diferente de escuchar el disco entero.

Del artwork del disco se ha encargado Julia. Pareciera que el disco fuera en sí una flor. ¿Una magnolia? ¿Lo tuvisteis claro desde el principio?

Víctor: A Julia le pasé las letras y le expliqué un poco todo el concepto de los textos. Ella se ha encargado de todo lo demás y me parece increíble lo que ha hecho. Es una obra de arte. Veo las canciones en sus cuadros. No puede haber un diseño mejor para este disco.

En una entrevista con Viva Belgrado, Cándido (vocalista) me comentaba que no comulgaba con eso de lanzar varios adelantos antes de publicar el disco, ya que luego no era capaz valorar esos temas de la misma forma que el resto. ¿Qué pensáis vosotros sobre esta teoría?

Víctor: Es verdad. Lo ideal sería lanzar el disco, y que todo el mundo se lo escuchara del tirón. Los grupos pensamos mucho en el orden en el que ponemos las canciones y en cómo va fluyendo. El problema está en cómo funciona la música hoy en día. Las radios te piden canciones sueltas para poder pincharlas, y creo que es contraproducente ahora mismo no dejar que las pongan antes de que salga el disco.  Con la sobresaturación de grupos que hay es un poco cerrarte puertas y perder oportunidades, la verdad. Hay que entender que ahora hay tanto gente romántica a la que le gusta escuchar los discos enteros, como personas que lo que quieren es escuchar solo temas sueltos. A mí eso último, personalmente, me parece una mierda, pero cada uno que haga lo que quiera.

Leía por ahí que la música aún no os daba para vivir, pero sí para pagar gastos de producción, alquiler de sala y demás. ¿Genera impotencia para un grupo que lleva 10 años trabajando?

Víctor: Todo depende de las expectativas que tengas. Si estás todo el rato obsesionado con el éxito, imagino que será difícil de llevar, pero en nuestro caso, la verdad es que nos consideramos unos privilegiados por poder seguir haciendo la música que nos da la gana, y que sea sostenible.

El día 22 de abril estaréis en Madrid, ¿hay ganas de presentar el disco en casa?

Víctor: Tenemos un recuerdo increíble del fin de gira de “Nueve”. Así que nos morimos de ganas de volver. Va a ser precioso tocar en casa rodeados de tantos seres queridos.

Sobre el autor:

Periodista cultural, melómana, a ratos copy y a otros diseñadora gráfica.
sarapelaez.com // @_sarapelaez // Email

Deja un comentario