Festival de Cine de Málaga – ‘Todos están muertos’, de Beatriz Sanchis, una película llena de vida
marzo 30, 2014  /  Por:   /  cine/series, crónicas/reseñas  /  No Comment

Lupe, una estrella del rock olvidada, lleva catorce años sin salir de casa. Algo truncó su prometedora carrera, también su vida, y desde entonces vive encerrada sin hacer otra cosa que tartas de manzana. Tiene un hijo adolescente, que ya ha reunido el valor suficiente para decirle a la cara que la odia, y una madre mexicana que adora las rancheras y la santería. Es la madre quien siempre se ha encargado de todo, pero ahora que está enferma y le queda poco tiempo, no ve la manera de que su hija vuelva a ver el lado dulce de la vida.

Primer largometraje de Beatriz Sanchis, directora, pero también guionista, de esta peculiarísima cinta de gran delicadeza que se ha presentado en el XVII Festival de Cine de Málaga. Protagonizada por Elena Anaya, esta es una película rara, como pocas, pero bonita, que no gustará al público general, pues se aleja de lo comercial, no coge el camino fácil.

Es Pancho, el hijo de Lupe, el narrador de la historia. Es él quien acerca al espectador a los claroscuros de una familia rota. Interpretado de forma regular por Christian Bernal, es este el personaje que presentará a Lupe, pero también a Paquita, la abuela. Angélica Aragón da vida en la pantalla a esta fuerte matriarca, que quiere dejarlo todo atado antes de morir. Y es así cómo aparece un fantasma del pasado, papel que asume brillantemente Nahuel Pérez, que traerá la vida a la casa, y que hará que Lupe se reconcilie con sus muertos. Destaca también el actor Patrick Criado, amigo por conveniencia de Pancho, y hacia el que este último sentirá emociones encontradas. Por otro lado, llama la atención el pequeño papel que interpreta Macarena García, quien deja atrás la niña buena y asume un rol con una estética rompedora.

Entre este variopinto abanico de personajes, sin duda son las mujeres quienes llevan el peso de la historia. Y esto también es de aplauso. Se trata de una apuesta muy arriesgada, que aborda un tema delicadísimo, pero con asombrosa elegancia: muy poco a poco le será desvelado al espectador cuál es ese drama que aplasta como la losa de una lápida a Lupe.

Es este un largometraje que juega con el elemento fantástico, que se acerca al realismo mágico, y que conjuga el pasado y el presente al ritmo de una magnífica música de los ochenta y los noventa, además de contar con canciones propias. La puesta en escena, cargada de simbolismo, también está muy lograda, tanto que al comienzo uno no sabe si está en México o Madrid. Aunque su ingrediente principal es el drama, es un film muy melancólico, hay momentos también para la risa.

Todos están muertos, paradójicamente, es una fábula llena de vida. Es un largometraje arriesgado, es tierno y duro, es sensibilidad, es extravagante, pero sobre todo, es especial.

todos-estan-muertos-festival-malaga-novemagazine

Elena Anaya, Patrick Criado, Christian Bernal y Beatriz Sanchis

Fotografía por el Festival de Cine de Málaga

Sobre el autor:

Periodista, profesora de Lengua y Literatura, bloguera literaria en El Devorador de Libros.
El Devorador de Libros // E-mail

Deja un comentario