Festival de Cine de Málaga – ‘Kamikaze’, de Álex Pina, o cómo bailar al ritmo de la vida
marzo 25, 2014  /  Por:   /  cine/series, crónicas/reseñas  /  No Comment

Slatan ha decidido inmolarse en un avión. Lo hace porque quiere denunciar la opresión que durante años ha sufrido su pueblo a manos de Rusia. Sin embargo, su plan da al traste cuando, por el fuerte temporal, el vuelo Moscú-Madrid se cancela y sus pasajeros son llevados a un hotel perdido en la montaña. Allí, se verá obligado a conocer a aquellos a los que iba a matar.

¿Puede un terrorista ser un hombre bueno? Esta es la interesante premisa de la película Kamikaze, dirigida por Álex Pina y presentada en el XVII Festival de Cine de Málaga, un film que se basa en la novela homónima de Iván Escobar, que ha ejercido como guionista.

Un argumento original y arriesgado con un claro protagonista, un hombre que no tiene nada que perder, interpretado de forma brillante por Álex García. Al actor le ayuda su físico, parece un auténtico hombre curtido del Cáucaso, pero llama la atención su lograda forma de hablar como extranjero ruso que apenas chapurrea español. Y es que el actor dio clases particulares para aprender el idioma y viajó a Rusia para tratar de comprender, como ha dicho en la rueda de prensa, el conflicto de este país y que, de un modo superficial, se aborda en la película.

Con todo y con eso, la intención del largometraje no es la de hacer política, prueba de ello es que el pueblo del que procede el personaje principal, Karadjistan, es inventado. Quizá, la elección del origen de Slatan se debe a que el conflicto ruso es uno de los menos tratados en la gran pantalla, poco conocido, que además, no afecta directamente a este país como es el caso de otros.

El ruso, como le llaman, convivirá con un argentino y un puñado de españoles en ese hotel aislado. Los secundarios son de sobresaliente, y destaca Carmen Machi, que da vida a una mujer con dos hijos pequeños, uno de ellos sordo, para la que la muerte de su marido ha sido toda una liberación. Leticia Dolera, por otro lado, provocará las carcajadas del espectador: ¡qué de palabrotas salen por su boca y cuánto contrasta esto con su imagen de chica dulce! Sin olvidar a Verónica Echegui, aunque su personaje, bien interpretado, no termina de convencer, en especial porque la historia de amor que asoma por la pantalla no es creíble, es más bien forzada.

Kamikaze aborda un drama desde el humor, y lo hace con salero, pero en algunos momentos flaquea. No se le da tiempo al espectador a asimilar determinadas escenas, pues cuando aún se está riendo por una frase anterior, irrumpe de forma brusca la seriedad. Desconcierta, sí, pero también lo hace, aunque para bien, el personaje de Slatan, taciturno al principio, pero que evoluciona sobremanera en los apenas tres días que está hospedado en el hotel, despertando la empatía del público y de aquellos que le rodean, aun cuando conocen el destino que él les tenía preparado.

Es este un largometraje híbrido, que mezcla distintos géneros. El thriller, la comedia, la tragedia y la acción dan un buen resultado, aunque en el desenlace se pierde naturalidad y cierta coherencia, pues peca en exceso de espectacular, lo que hace que pierda puntos, pese a que hay momentos de verdadera tensión a lo largo de la cinta, y la intriga se mantiene hasta el final.

Pero esta película, que se rodó durante unas ocho semanas a temperaturas bajo cero en los Pirineos de Aragón, aunque parezca Rusia, merece la pena porque desprende muchísimo calor y, sobre todo, esperanza. Menuda familia, perro incluido, la que se arma en el hotel de montaña en tan poco tiempo, qué de historias de lágrimas y risas, porque de lo que se trata a fin de cuentas es de bailar al ritmo de la vida, ya que por mucho que estés sufriendo, siempre va a haber alguien que esté peor que tú.

Kamikaze_novemagazine

 Leticia Dolera, Álex Pina y Álex García

Fotografía por Marina García

Sobre el autor:

Periodista, profesora de Lengua y Literatura, bloguera literaria en El Devorador de Libros.
El Devorador de Libros // E-mail

Deja un comentario