Festival de Cine de Málaga – ‘Verano 1993’: rajas de sandía
Marzo 25, 2017  /  Por:   /  cine/series, crónicas/reseñas  /  No Comment

El verano de Carla Simón comienza a despuntar en la pantalla del Teatro Cervantes a las 9.00 de la mañana. Los espectadores son pocos y las expectativas enormes: Estiu, 1993 (Verano 1993) llega recién premiada del Festival de Berlín, como Mejor Opera Prima en la sección Generation KPlus. Este es el quesito que los críticos saborean agradecidos, como recompensa al testeo de otras películas sospechosamente nocivas para el cerebro humano.

Radiante y levemente dolorosa, la película sume al espectador en los recuerdos de la propia infancia. Aún tratándose de una historia muy personal y dramática basada en la experiencia de la directora, esta consigue adentrarse en el bosque interior y ofrendar miniaturas de la propia vida para el resto del mundo. Dos niñas protagonizan el 90% de las escenas: Frida, que acaba de perder a su madre; y Ana, su prima y ahora hermana. Carla Simón decide seguirlas y adoptar el punto de vista más difícil y escurridizo; una puesta en escena armada de paciencia y un rodaje complejo que han dado sus frutos en forma de sencillez. Aparente sencillez. Porque a pesar de la sutileza que conduce cada secuencia, la película es un soplo invisible que apacigua la herida, un susurro sugerente capaz de provocar huracanes internos.

Aplausos al finalizar la película, aplausos para recibir al equipo en el pase de prensa. Todo lo indica, y ojalá así sea.

Sobre el autor:

Licenciada en aquello, actualmente estudiando lo otro. I speak a little English. Amor al arte.
@lauracarneros

Deja un comentario