Festival de Cine de Málaga – “El bar”: psicosis con churros
Marzo 19, 2017  /  Por:   /  cine/series, crónicas/reseñas  /  No Comment

En El bar de Álex de la Iglesia un mendigo desayuna lo mismo todos los días: una copa de coñac y un churro. No recuerdo muy bien si él lo pide o se lo dan. O si lo pide por resignación, porque es lo que le dan siempre. En cualquier caso, esta combinación de alcohol y masa frita que no parece muy saludable (y mucho menos apetecible), resulta idónea para resumir lo que viene: una película inquietante, indigesta a ratos, una mezcla delirante y arriesgada que sin embargo no aporta un sabor nuevo. Tiene algo de sustancia, pero no reconforta. Podría decirse que es la película más social de Álex de la Iglesia, porque así lo expresan los propios personajes: terrorismo, ébola, desinformación, exclusión y xenofobia. Recoge los temas de actualidad que van y vienen, que se exageran y se evaporan, a través de los cuales es posible hacer un diagnóstico de la psicosis colectiva (y pasajera) en que vivimos.

Esto es de agradecer, pero la forma en que lo plasma de la Iglesia resulta redundante. Si todos conocemos la realidad en que vivimos, ¿por qué hacer tanto hincapié? ¿Por qué verbalizarlo todo? Parece que la amnesia (otra enfermedad característica de nuestros días), resulta demasiado preocupante para el director, quien desconfía por completo de la memoria de sus espectadores. Para ello recurrirá a un guion demasiado explícito, a través del cual los personajes se encargarán de sacar las conclusiones pertinentes. Pero, si dejamos a un lado el nivel de inteligencia mínimo requerido, la película resulta disfrutable: humor negro, gore y giros de guion marca de la casa.

Imposible no acordarse de aquel “ángel exterminador”, aunque solo sea por un segundo. De nuevo, Álex de la Iglesia apuesta por un espacio concreto, un lugar cerrado (y aún más acotado que en la anterior Mi gran noche), que le ayudará a justificar la desesperación y la histeria que alcanzan los personajes. Estos, un conjunto variado y bastante representativo de la sociedad, cambiarán de máscara y se sorprenderán a sí mismos interpretando el papel de supervivientes: el de verdad, y no el que habían imaginado.

 

Sobre el autor:

Licenciada en aquello, actualmente estudiando lo otro. I speak a little English. Amor al arte.
@lauracarneros

Deja un comentario