Iseo: “Me he dado cuenta de que, a nivel de composición, las ciudades en la que he vivido me afectan mucho”
marzo 3, 2016  /  Por:   /  entrevistas, música  /  No Comment

Somos ciudadanos del mundo. Las barreras han caído. Ya no hay excusas para no ser mejores. Las fronteras culturales, por suerte, hace tiempo que empezaron a desdibujarse, permitiéndonos coger lo mejor de cada casa y convirtiendo ese batiburrillo, a su vez, en algo propio y más grande. Evolución natural. Así es “Last Night”, el primer trabajo de Iseo o Leire Villanueva, una pamplonica de nacimiento, y corazón barcelonés, cuya apuesta musical viaja a caballo entre el soul, el R&B e incluso el pop, aunque, siendo sinceros, esta definición anquilosada se queda corta. Recomendamos leer la entrevista con el disco de fondo y sacar conclusiones propias…

iseo-novemagazine-1

Dices que Iseo es tu alter ego. ¿De dónde nace esa idea o esa necesidad de que sea ella quien cuente las historias y no Leire?
La verdad es que no sé. Creo que busqué un nombre artístico, no porque Leire me resultara cutre, pero quizás por vestirlo todo un poco más y, bueno, acabó convirtiendo en mi alter ego sin darme cuenta. Al final es una combinación muy extraña, porque las historias que cuenta Iseo le pueden haber pasado a Leire; no todas, porque no hablo solo de mí misma (ríe), pero hay una mezcla, una fusión entre las dos.

Antes de lanzarte en solitario, formaste parte de un par de grupos. Uno de ellos fue Cous Cous Mon Amour, junto a una compañera de la universidad en Barcelona. ¿Qué nos puedes contar de estos inicios? Muchos elementos de ese proyectos los has mantenido con Iseo…
Nos conocimos mientras estudiábamos la carrera en Barcelona, nos hicimos muy amigas y empezamos a encontrarnos por las tardes para hacer versiones. Yo tenía un par de canciones propias, las primeras que compuse, y ella, aunque no sabía tocar la guitarra, tenía escritas unas letras, unos poemas. Lo unimos y empezamos el proyecto. Lo curioso era que éramos dos voces principales, la guitarra la tocaba yo y, a veces, utilizábamos instrumentos de percusión… elementos que, como decías, he mantenido después como Iseo. Fueron unos inicios muy curiosos y genuinos. Fuimos a un local de Barcelona donde se tocaba música en directo, preguntamos si podíamos hacer la prueba y empezamos a tocar allí una vez a la semana. Así nos empezó a conocer gente, aunque al final dejamos de tocar juntas y, de esa ruptura, nació Iseo.

Naciste en Pamplona y has vivido en Barcelona, París y ahora Madrid.  ¿Qué te han aportado estas cuatro ciudades a nivel creativo?
Me he dado cuenta de que, a nivel de composición, las ciudades en la que he vivido me afectan mucho. Y no es por la ciudad en sí, sino por el momento que estoy viviendo en cada una de ellas, la luz, el ritmo que tienen… Eso afecta mucho a la hora de componer, aunque igual no me dé cuenta en el momento. Pamplona es mi casa, es donde viví hasta los 18 años, pero Barcelona, en la que he pasado cinco, es donde empezó todo: donde empecé a componer, donde empecé a actuar en directo… Ha sido una ciudad muy importante para mi música. De hecho, tengo una canción que se llama “Barcelona”. Después, Madrid… bueno, no tengo una canción que se llame Madrid, ni tampoco París (ríe), pero es verdad que el estilo de vida que llevas en cada ciudad, y los ritmos que marcan, te afectan.

¿Y a nivel musical? ¿Con qué bandas o artistas te quedas?
(Se lo piensa). Esto es complicado (ríe), porque para la música, además, soy un desastre. De Madrid, voy a decir Club del Río, un grupo con el que coincidí en verano y que me encantó. Me quedo con ellos, a pesar de que hay muchos otros artistas también. De Barcelona, diré Ariana Abecasis, una chica que ha lanzado su primer disco, está empezando, y su debut me parece espectacular. Totalmente recomendable, es increíble. Y de Pamplona… déjame pensar y te digo…

iseo-novemagazine-3

Desde tu primer Ep, “Red Gardens”, hasta la publicación del primer largo han pasado casi 3 años.  Tres años de trabajar y vivir mucho, componer, desechar canciones… ¿Cómo nace “Last Night”?
En estos tres años ha cambiado todo prácticamente. Pese a que hay mucho tiempo de separación entre las canciones de “Last Night” -de hecho, hay una canción del disco que ya existía cuando grabé “Red Gardens”- este disco es, grosso modo, otro momento de Iseo. En este periodo no he tenido prisa por cantar nada. He dejado que pasara el tiempo de manera natural, sobre todo por cómo estaba viviendo yo la música. Ahora, escucho los discos y me digo: “igual, he crecido”. Las letras reflejan un instante totalmente distinto. En “Red Gardens” estaba en un momento de ver el abismo, de no saber qué iba a hacer en un futuro próximo; “Last Night” me pilla en un momento más estable, más tranquilo, y en la lírica se nota, no tiene esa melancolía, es más sereno.

En cuanto al sonido, qué te voy a decir… Es curioso, porque tanto la maqueta como “Last Night” se grabaron en dos días, me gusta la pasión a veces (ríe) y eso significa llegar con todo el trabajo muy bien hecho al momento de la grabación, pero, a nivel sonido, es muy diferente. Este disco lo hemos grabado todos los músicos a la vez, como si estuviéramos dando un concierto, en la misma toma, a excepción de las voces. A nivel sonoro se nota y es un matiz muy importante, porque las canciones respiran de forma real, sintiendo la canción al mismo tiempo. Además, el color general del disco es un poco más oscuro, no por letra, sino por la fuerza, el sonido… “Red Gardens” creo que suena un poco más naïf.

Lanzaste 300 copias físicas del Lp, que se agotaron en pocas semanas. Para ser un primer álbum, esto ¿cómo sienta?
Ha pasado mucho tiempo entre un trabajo y otro, y creo que quizás la gente tenía ganas de un nuevo disco de Iseo. Las copias volaron. Y es curioso, porque el disco solo había salido en streaming, no habíamos empezado a dar conciertos. Quisimos dejar un mes desde el lanzamiento hasta el inicio de la gira, para que la gente pudiera escucharlo un poco, que lo disfrutara… y se aprendiera las canciones (ríe). Que antes de empezar la gira ya no hubiera discos, y tuviera que pedir más, fue una sorpresa, algo muy bonito y muy positivo.

Iseo nace como proyecto en solitario de Leire, luego aparece Rubén Rogero para grabar “Red Gardens” y ahora te acompañas de una banda de cuatro músicos. ¿Cómo han sido esos cambios? ¿Cómo es trabajar ahora con 4 personas más que tienen una influencia directa sobre lo que haces, sobre tu sonido?
Hay un cambio total. “Red Gardens” lo grabé con Rubén Rogero, al teclado y las guitarras, y también con Josu Erviti (batería y bajo). El Ep sonaba como a tener una banda, pero ficticia, porque la mayoría de los directos los hacía yo sola. Para “Last Night”, quise bucar músicos. Josu Erviti, con el que ya había grabado la maqueta, es mi amigo de siempre y un batería increíble, sin dudarlo iba a contar con él. Y luego aparecieron Charlie Moreno y Antonio Calvo, a las teclas y bajo, respectivamente. Durante la grabación, ya sabíamos que el formato que íbamos a llevar al directo iba a ser ese, el de estar todos juntos. Ya me conozco muy bien yo sola, y pasar ahora al formato banda da mucha motivación, porque las canciones han ganado muchísima fuerza, tienen una dinámica muy distinta, aunque respetan lo que yo había compuesto previamente. Tengo muchísimas ganas de presentar el formato con banda, es nuestra apuesta de ahora. A ver qué le parece a la gente.

iseo-novemagazine-2

Además, estás en Dodosound, proyecto con el que lanzaste disco a mediados del año pasado, con un estilo y un sonido totalmente diferente a Iseo…
Estoy bastante tarada y eso hace que no me sea difícil llevar ambos proyectos juntos (ríe). Como decíamos antes, han pasado tres años desde que lancé “Red Gardens” hasta “Last Night” y, en medio, he lanzado un disco con Dodosound, “Cat Platoon”, que ha supuesto un año entero de trabajo. Este proyecto nace un poco de rebote. Los dos somos de Pamplona y, en sitios pequeños, en circuitos como el de la música, nos conocemos todos. Un día me propuso hacer una canción reggae juntos y mi primera reacción fue reírme, porque ahora conozco más el género pero, por aquel entonces, no tenía mucha idea. Más tarde pensé “¿por qué no?”. Probar cosas nuevas me parece algo interesante… Eso sí, también le dije que si no molaba nada no la íbamos a enseñar. Había que poner un margen de seguridad (ríe). Lo hicimos de la forma más inocente y sin saber lo que iba a salir.

Creamos dos canciones en tres días y, un año después, sacamos un disco juntos. Fue un in crescendo natural. La gente lo ha recibido muy bien, aunque es un público muy distinto al de Iseo. Bueno, lo cierto es que hay personas a las que les gustan ambos. Para mí, que soy la persona que los comparte, los dos se retroalimentan. Todo lo que aprendo de uno lo llevo al otro, más que a nivel musical, a nivel de gestión, de composición… porque son muy distintos. Ahora empieza la gira de “Last Night”, por lo que hemos parado de hacer conciertos con Iseo&Dodosound y entrado en la fase de composición, para dejar espacio a los conciertos con Iseo.

Decías que con este primer Lp, tu objetivo era  “salir al ruedo, carretera y manta y tocar donde puedas”. ¿Qué tal se está dando? ¿Cómo está siendo la respuesta del público y crítica en las presentaciones?
Hemos dado dos conciertos, de momento. Elegimos empezar en Pamplona, en mi casa, y al día siguiente tocar en Bilbao. Ha sido un arranque muy bueno y muy intenso. Ha sido muy bonito ver que se ha acercado gente, que te ha felicitado, que se sabía todas las canciones… Ahora estamos intentando dar fuerza al directo. El disco tiene muy buen sonido, ha quedado muy bien pero, a la hora de plantear el directo, los músicos queremos ver qué podemos dar de nuevo, que queremos añadir que no tiene el disco. Estamos trabajando en eso y, según lo que nos han dicho este fin de semana, la gente se ha llevado una sorpresa muy positiva en este sentido. Estamos muy motivados.

Tu primer concierto en Madrid fue en el Noise Off Lounge de Siroco y ahora vuelves a la misma sala en la que debutaste… ¿Qué esperas de este concierto? ¿ Qué tienes preparado?
Va a ser un concierto muy emocionante. Como bien dices, Siroco fue el primer sitio donde toqué en Madrid y, además, he podido grabar este disco gracias a un concurso que gané (Asaltos Acústicos) y que organizó la sala. Todas las fases del concurso fueron allí. Ya no sé cuántos AVEs me pagué para venir. Al final, hacía la broma de que, si ganaba, con tanto viaje en AVE yo ya había pagado la grabación (ríe), porque vivía en Barcelona por entonces. Es muy importante cerrar este ciclo y presentar el disco. Tenemos preparadas algunas sorpresas, tocaremos canciones de “Red Gardens”, aunque ahora suenan totalmente diferentes, para ser más coherentes con lo que estamos haciendo, etc.

¿Qué planes tienes con Iseo de cara a la temporada primavera/verano? ¿Festivales y fechas que nos puedas adelantar?
Pues sí, por ahora tenemos confirmado un festival, que todavía no puedo desvelar, y estamos negociando con otros dos. La verdad es que hacer festivales no era mi objetivo principal tan pronto. Creo que son algo difícil de conseguir, que tienes que tener un mínimo de recorrido y que a la gente le suene tu nombre. Yo no sé si estoy en ese punto, creo que no, pero es una grata sorpresa que nos hayan contactado.

iseo-novemagazine-4

Sobre el autor:

Periodista cultural, melómana, a ratos copy y a otros diseñadora gráfica.
sarapelaez.com // @_sarapelaez // Email

Deja un comentario