David Nicholls – “Siempre el mismo día”
Noviembre 13, 2012  /  Por:   /  #nove10, literatura  /  No Comment

¿Pueden un hombre y una mujer ser los mejores amigos del mundo sin que ninguna de las partes sienta algo más por la otra? Es una de las preguntas que se plantea el escritor británico David Nicholls en su novela “Siempre el mismo día”.

Emma y Dexter o Dex y Em. Hasta sus nombres forman la pareja perfecta. Pero ellos, los protagonistas, no lo quieren reconocer. Se conocieron un quince de julio en la fiesta de graduación universitaria y, desde entonces, han sido inseparables (a su manera).

Ella es una chica inteligente y perspicaz, atractiva aunque insegura y él es un “listillo” despistado, guapo, pagado de sí mismo y tremendamente social. Es precisamente esto, el hecho de ser tan diferentes, lo que les une desde el principio de un modo muy fuerte. Las idas y venidas de ambos en lo profesional y, sobre todo, en lo personal son el eje de la obra.

Junto a los protagonistas aparecen una serie de personajes secundarios a los que no hay que perder de vista, pues cuando menos los esperas reaparecen para formar una parte importante, tanto para bien como para mal, de la vida de los principales.

La novela hace un recorrido por las diferentes etapas del amor. Así, partiendo desde los comienzos de una pareja, inseguridad e inexperiencia, se llega a la madurez, la estabilidad del amor, por así decirlo.

En cuanto a la estructura, está dividida en cinco partes. Cada capítulo es un quince de julio de un año diferente y aunque es en ese día en el que se centra el autor, es decir, cuenta qué hacen los protagonistas en esa jornada, también hace un perfecto resumen de lo que ha sido de ellos en todo ese año.

Así pues, es original no sólo en su contenido, también en su forma. Es un libro para leer sin prisa, pero sin pausa. Hacia la mitad, en el capítulo tercero, la novela decae aunque no tarda en coger de nuevo el ritmo. Salvo esta breve parte, es una novela ágil.

En definitiva, “Siempre el mismo día” es una obra realista, con la que el lector se sentirá, en ciertos momentos, identificado, ya que es una novela, podría decirse, como la vida misma con sus momentos dulces, pero también amargos.

Sobre el autor:

Periodista, profesora de Lengua y Literatura, bloguera literaria en El Devorador de Libros.
El Devorador de Libros // E-mail

Deja un comentario