CouchSurfing
abril 13, 2012  /  Por:   /  #nove09, reportajes, viajar  /  1 comment

¿Te gusta viajar y conocer otras culturas, pero no tienes mucho dinero? Pues sigue leyendo y seguramente descubras algo que te interese. CouchSurfing (www.couchsurfing.org) (CS) es un servicio de hospitalidad ideado por Casey Fenton, que se convirtió en dominio público en 2004. Quizá te preguntes que qué es eso de «servicio de hospitalidad». Se trata de una red social que pone en contacto a millones de viajeros que necesitan alojamiento y/o ayuda en el país de destino. Cada miembro rellena su perfil y dice lo que ofrece, normalmente un sofá (de ahí su nombre en inglés «couch») aunque no necesariamente; posteriormente los CouchSurfers, como se llaman sus miembros, revisan los perfiles de la zona que van a visitar y les envían peticiones a las personas que desean. Al final, cada uno deja referencias de la otra persona en su perfil explicando si la experiencia ha sido positiva o negativa. Pero el proyecto no es entendido solo como una forma de alojamiento, es una manera de conocer otras culturas y hacer una inmersión en ellas conviviendo con autóctonos de cada región. Hay a quien le gusta la salsa y busca a personas para salir a bailar en su destino y otros a los que apasiona el deporte y buscan con quien practicar durante su estancia en el nuevo país. También están aquellos que necesitan consejos sobre lugares que visitar, transporte, comercios… La lista de CouchSurfers que navegan por la Red es inmensa y muy variada, tanto en intereses como en edad o lugar de procedencia. Y para muestra un botón.

Jens, de 48 años, es un alemán afincado en Suiza. Por cuestiones de trabajo -es directivo en una empresa informática- tiene que viajar bastante para recibir formación en distintos países. Su empresa le cubre el alojamiento, es por ello que nunca ha utilizado CS con este fin. Sin embargo, contacta con surfers de cada ciudad a la que va para que se la enseñen y tomar algo con ellos. Según dice, es bastante aburrido pasar las tardes solo en el hotel y así está en contacto con personas de otras culturas, ya que es un apasionado de los idiomas y le encanta conocer estilos de vida diferentes. Además, le resulta muy beneficioso quedar con gente autóctona en países en los que no habla el idioma. Cuando fue a Polonia , por ejemplo, no entendía prácticamente nada y en este sentido los surfers polacos le fueron de gran ayuda. Hasta ahora sólo ha alojado a una persona en su casa de Alemania, pero ha conocido a otras muchas a través de la opción “Coffee or Drink”. Lo que Jens hace para seleccionar a sus contactos en su destino es lo siguiente: primero, busca a personas que tengan una edad parecida y, después, revisa los perfiles para asegurarse de que tengan intereses también semejantes. Jamás ha tenido una experiencia negativa, lo único de lo que podría quejarse es de que a veces hay personas que no contestan o tardan en hacerlo. Jens ha usado otras páginas que ofrecen servicios parecidos, pero prefiere ésta por lo completo de los perfiles de los surfers y las referencias que se dejan de cada uno de ellos. Le parece que uno puede hacerse una idea bastante fiable de cómo es cada persona.

Víctor, de 29 años, es un enamorado de las lenguas eslavas que trabaja en una ONG. Es miembro de CS desde 2008. Un año antes, como Jens, ya había probado otras webs, pero se sigue quedando con ésta. No sólo por los perfiles o las referencias, sino también por la gran actividad de sus grupos. Se inscribió en el Surfing porque, tras pasar una semana viajando por Hungría solo, no había llegado a conocer a ningún húngaro. Desde entonces, ha alojado a más de 40 surfers de todo el mundo y ha sido alojado unas 20 veces, por ahora solo en Europa, aunque está pensando en dar el salto a Canadá. Para las peticiones que recibe se fija en que no haya ninguna referencia negativa y, además, en que la misma sea personal y encuentre algo en común. Para hacer peticiones, usa los grupos del lugar de destino, pero también mira los diferentes perfiles buscando intereses comunes, elige con el que mejor cree que va a llevarse, le escribe y, si en un par de días no recibe respuesta, envía una nueva petición a otro usuario. Hasta ahora no ha tenido ninguna experiencia negativa, tan solo alguna algo cómica, como cuando alojó a una pareja franco-japonesa y empezó a oír gritos, gemidos y golpes en mitad de la noche; o cuando Claudia, una fanática del yoga, los puso a él y a su compañero Miguel a hacer yoga en el salón. También  recuerda entre risas a la pareja letona adicta a los kebabs, a la que no le gustaba la comida española. Aunque, sin duda, la mejor vivencia que recuerda como “host” (anfitrión) es la de la pareja de canadienses, Jêrome y Robin. “Venían para una noche y se quedaron una semana”, comenta. En las fotos puede apreciarse lo bien que lo pasaron. Conectaron tanto que el pasado verano invitaron a Víctor a su boda. Y la mejor experiencia como surfer, es decir, siendo alojado, la vivió el verano anterior, cuando visitó Bosnia. Antes de ir a Sarajevo había contactado con Alma, una chica de 18 años, para que les enseñase la ciudad a él y a su amigo. Ella fue a recogerlos a la estación y dijo que se quedarían en su casa. Pero Alma no vivía sola, vivía con sus padres, que agasajaron a los viajeros con sus mejores viandas, incluso estando en Ramadán, ya que la familia era musulmana, como la mayor parte de la población bosnia. Sin saber su idioma, logró comunicarse con ellos a través del checo y mantener interesantes conversaciones. Finalmente se quedó una semana.“CS es como viajar en Málaga”, asegura.

Suría Eskeif, granadina de 27 años, es una pedagoga en paro. Se registró en CS en 2010 y lo hizo porque quería practicar idiomas. En este tiempo ha quedado con diez personas para tomar café y compartir vivencias. Además, ha alojado una vez a CouchSurfers y ha sido alojada en tres ocasiones. Aunque desconfió al principio, todas sus experiencias han sido positivas. Su primera vez como surfer fue en Amsterdam y estaba asustada. Había quedado con el host en una parada de autobús. Sin embargo, en lugar de aparecer él, apareció su hermano, porque éste estaba de viaje. Suría cuenta cómo pasó toda la noche especulando sobre una posible usurpación de identidad y datos, pensando en que podía tratarse de un psicópata. A la mañana siguiente, el “psicópata” había preparado el desayuno y su hermano había regresado del viaje. Así que ella preparó una tortilla de patatas y ellos le contaron muchas historias sobre Palestina. Para la granadina, la hospitalidad de estos hermanos no tuvo precio y es algo que nunca olvidará. A la hora de seleccionar a sus posibles hosts o aceptar peticiones, en lo primero que se fija es en las referencias que tienen. Otro detalle importante para ella es la edad, que debe ser parecida, sobre todo en el caso de que sea para tomar un café. También considera que se ha de tener en cuenta la ubicación en la ciudad. Por último, le pregunta a la persona sobre la posibilidad de tomar algo con ella, dar un paseo, prepararle la cena, etc. Suría no quiere limitarse a pernoctar en casa de alguien, es importante convivir con el host.

Alexandra nació en Málaga, pero con ocho años se mudó a Estados Unidos. Es miembro de CS desde 2007, pero no ha empezado a usarlo activamente hasta 2011. Según cuenta, “aunque parezca mentira” quien la animó a registrarse fue su madre, a quien agradece enormemente su sugerencia. Estaba ahorrando para un viaje de fin de curso y quería hacerlo de una manera barata y única. Su madre le dijo que había leído un artículo sobre CS, así que seguidamente se sentaron juntas frente al ordenador y rellenaron su perfil. Desde entonces ha quedado con muchos surfers, la han alojado en tres ocasiones y ella ha hecho lo propio en cuatro. Alexandra también comenta el miedo que tuvo la primera vez que usó este servicio de hospitalidad. Sin embargo, explica que ha sido la mejor vivencia que ha tenido y que incluso cuando la chica que la alojó en una de las ocasiones vino a España, cogió un avión de Málaga a Barcelona para verla. Lo único negativo que comenta fue en su viaje a Hawaii, cuando ella y otro chico quedaron con un un hombre mayor para que les enseñara la isla. Terminaron haciendo un megatour en coche, sin apenas parar y sólo visitando aquello que el señor consideraba. Cree que tenía buenas intenciones, pero a veces es mejor saber qué quieren los demás. Aunque esta chica tiene muy buenos recuerdos de todas sus experiencias en CS, recuerda dos de manera especial. La primera vez que la alojaron, que fue en Miami (2011), dice no haber conocido a nadie tan hospitalario como aquella chica con la que siempre mantendrá la amistad. La segunda, tuvo lugar de nuevo en Hawaii. Fue a visitar a unas amigas, pero éstas estaban trabajando y, para no verse sola, se animó a contactar con algunos surfers. Si no hubiera sido por CS no habría tenido con quién explorar la isla y compartir buenos recuerdos. Lo que para Alexandra es fundamental a la hora de viajar es poder compartir vivencias y CS es el sitio adecuado para encontrar a esas personas. Sin duda, agradece el que sus amigas no hubieran podido quedar con ella, puesto que si eso hubiera ocurrido, no se habría animado a conocer a tanta gente. Para Alexandra, lo más importante al seleccionar a los surfers son las referencias. Prefiere que la persona tenga muchas, a pesar de que alguna sea negativa: “Prefiero alguien con diez recomendaciones y que dos sean negativas, a que sean sólo cinco positivas”.

¿Aún no te has decidido? Visita la página, regístrate y atrévete a vivir grandes experiencias al igual que Jens, Víctor, Suría o Alexandra. Y recuerda, a la hora de rellenar tu perfil no olvides poner fotos, esmerarte con la descripción para que el resto de surfers puedan conocerte un poco más y usa los grupos y foros para ponerte en contacto con otros usuarios con intereses similares.

Sobre el autor:

novemagazine es una revista online de cultura. Noticias y actualidad de música, cine, moda, diseño, fotografía e ilustración.

1 Comment to “CouchSurfing”
  • Me identifico como parte de couchsurfing tambien, aunque he alojado a muy pocos, he conocido a muchos CSers!, y ha sido una inmenso gusto conocerlos, NUNCA he tenido una mala experiencia, siempre he apredindo algo de alguien, si no he alojado es por razones ajenas a mi, pero me encantaira hacerlo!. Conoci CS a traves de un buen amigo y ha sido una grata experiencia.

Deja un comentario