Moda – Mucho blanco y diseño español en la alfombra de los Premios Goya
febrero 16, 2017  /  Por:   /  cine/series, moda, reportajes  /  No Comment

Una vez dicho y leído todo sobre la pasada gala de los Premios Goya, es hora de prepararnos un té, revisar todas esas fotos de alfombra roja y hablar de moda. Y este año, la verdad es que la alfombra ha dado mucho de que hablar. Así en general, empezaré diciendo que me han encantado muchos más vestidos que en ediciones anteriores. Y parece que cada vez más nuestras actrices apuestan por el producto español. No nos equivoquemos: muchas de ellas llevan años haciéndolo; es el caso de Toni Acosta, Leticia Dolera, Ana Belén, María León o Alexandra Jiménez, entre otras. Este año se han sumado bastantes más, y nombres como el de Cristina Brondo, Silvia Alonso –las dos guapas actrices apostaron por diseños de Teresa Helbig para pisar la alfombra- o Belén Cuesta, se han añadido a la lista. Además de vestir diseños made in Spain, este año el color blanco ha sido el predominante en la alfombra. Sí, en esta última edición de los Goya ha habido mucho blanco, pero la alfombra roja ha dado para mucho más. Así pues, comencemos:

  • El blanco

El color de la noche sin lugar a dudas, con permiso del negro y el rojo –lo sentimos Paula Echevarría-. Fueron muchas las que apostaron por él y por ese look etéreo que conlleva, casi como de novia en el día más especial de su vida. Escogió el color nupcial Antonia San Juan, quien se decantó por Juanjo Oliva y su maravillo vestido palabra de honor con capa sobre los hombros. Sencillo, elegante y clásico. Un look al que no le hacía falta joya alguna. Otra actriz que también apostó por la sencillez del blanco y por un vestido de corte limpio con escote palabra de honor, en este caso asimétrico, fue la malagueña –nacida en Sevilla- Belén Cuesta. Nominada a Mejor Actriz Revelación por su papel en Kiki, el amor se hace -finalmente fue su gran amiga Anna Castillo la que logró llevarse el Goya a casa- la joven actriz no dejó de brillar con su sonrisa en toda la noche, presumiendo de su maravilloso vestido firmado por Pedro del Hierro. Otra que se fue sin Goya a casa fue Ruth Díaz, nominada a Mejor Actriz Revelación por su papel de Ana en Tarde para la ira, de Raúl Arévalo. No importó; la cántabra ya se hizo con el premio Feroz unos días antes. Para los Feroz, Ruth optó por un diseño en terciopelo de Fernando Claro Costura y para los Goya, volvió a confiar en el diseñador, si bien cambió de estilo totalmente. En esta ocasión, deslumbró a todos con un vestido muy elegante en color blanco y detalles joya en el escote. La última de nuestras favoritas vestidas de blanco fue Juana Acosta, quien se decantó por un vestido con detalles al hombro de la firma española The Second Skin Co. Espectacular, como siempre…

  • Las atrevidas

No puede faltar en nuestra selección un apartado especial para aquellas que se atreven con arriesgadas elecciones de vestuario. Como ya sabéis nos encanta que las actrices arriesguen en la alfombra roja y este año, los Goya nos trae tres modelos que fueron tres grandes aciertos. El primero de ellos llega de la mano de Manuela Vellés, quien optó por un vestido de manga larga, pronunciado escote y apertura lateral de Ana Locking. Sexy, provocativo y acertado a la vez. Ana Belén, por su parte, optó por un diseño de Josep Font para Delpozo. Un vestido en color gris y elegantísimo, cuyo top a relieve formaba una flor. La caída de la falda de tul era sencillamente perfecta. La última en colarse en este apartado es Toni Acosta quien apostó por el color amarillo, no muy habitual entre los actores, y por un vestido con pantalón. Algo por lo que tenemos debilidad ya de por sí –recordemos el Dior de Emma Watson en la gala de los Globos de Oro de 2014… ¡Puro amor!-. Toni acudió a la firma Alicia Rueda para la ocasión y fue todo un acierto. ¡Cómoda y estupenda! Pero no todo fueron aciertos… Otras, como María León –el vestido no era para ella y menos con esos zapatos-, Paz Vega o Macarena García –lo sentimos, pero ese color no era para ti- se pasaron con el riesgo. Una pena, porque fueron tres diseños muy arriesgados que en conjunto, y siempre en nuestra opinión, no cuajaron.

  • Las favoritas

Aquí viene el apartado más fácil de todos. Después de ver todos los diseños, fue el primero en completarse. En cuanto Leticia Dolera pisó la alfombra roja, sabíamos que era de lo mejorcito de la noche. Ese vestido tan original, delicado, romántico y único de Alicia Rueda nos dejó sin palabras. En azul tiza, con detalles de flores y una golondrina envolviendo ese impresionante escotazo y esas mangas abiertas hacia el suelo… era sencillamente el vestido perfecto. Amaia Salamanca por su parte volvió a decantarse por Pronovias un año más, y nos dejó a todos sin palabras con este magnífico vestido negro cubierto de lentejuelas. Escotazo, manga larga y cola casi infinita. Sexy como ella sola. El último de nuestros tres favoritos llegó de la mano de Alexandra Jiménez. Un vestido romántico –estamos llenos de romanticismo este año-, sencillo y, verdaderamente, precioso. Pocos calificativos más podemos añadir. Con esas delicadas flores alrededor del escote y la cintura, el diseño de Santos Costura, era perfecto para la zaragozana.

  • Las internacionales

Nos encanta que nuestras actrices apuesten por la moda 100% española y qué mejor momento que hacerlo en la noche más importante del cine español. Nos encanta aún más que cada año veamos más modelos de nuestros diseñadores en la alfombra roja. Sin embargo, es inevitable que algunos estilistas o las propias protagonistas se decanten por diseñadores con los que no compartan nacionalidad. Y no por ello nos van a dejar de gustar. La elección de Bárbara Lennie fue arriesgada pero fue todo un acierto. El Gucci elegido por la madrileña de origen argentino era atrevido y romántico. Confeccionado en tul en color azul cielo y con detalles dorados, esta joya diseñada por Alessandro Michele está hecha para mujeres sexys y valientes. Una pieza que ya lució Sienna Miller en el estreno de Vivir de Noche y que pensábamos que nadie podría lucir mejor que ella. Pero llegó Bárbara Lennie y cambiamos de opinión. Su maquillaje casaba mejor que el de Sienna y, en general, la española lució más atractiva que la actriz de películas como Alfie y Casanova. No se llevó el Goya a Mejor Actriz por María (y los demás) pero ya llegarán más oportunidades, de eso estamos seguros. Por su parte, Nieves Álvarez volvió a acudir a Stéphane Rolland y sus icónicos diseños. La modelo posó ante los fotógrafos con este maravilloso vestido de silueta sirena en blanco y negro y espectacular flor blanca en uno de los hombros. Y terminamos con la flamante ganadora del Goya a Mejor Actriz Revelación gracias a su papel en El Olivo –de Icíar Bollaín-, Anna Castillo, quien deslumbró a todos con este precioso vestido del libanés George Hobeika. En blanco, con cola, escotazo a la espalda y detalles de flores a los lados. Uno de esos vestidos que fotografían mejor de espaldas, ya que las flores se unen alrededor del escote trasero. Una delicia de vestido en toda regla.

Sobre el autor:

Periodista emigrada, amante del cine y apasionada de la moda tras mi incursión en las RRPP
WEB // @irene_iglesias // email

Deja un comentario